(ADUANAS) Mas acusaciones contra exdirector de la Aduanas

martes, diciembre 26, 2006

Mas acusaciones contra Guzmán Montalvo

MEXICO.-Los malos manejos en las aduanas del país, cada día quedan más al descubierto y el titular de esa dependencia, Juan José Bravo Moises, deberá investigar la cadena de corrupción que dejó José Aguntín Guzmán Montalvo con la creación de un “cartel” con funcionarios deshonestos y que dejaron pasar miles de contenedores con mercancía de contrabando.

Aunque los casos de corrupción en la AGA en el sexenio de Vicente Fox han sido comprobados por la Secretaría de la Función Pública, en ninguno se ha fincado responsabilidad sobre el ex secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, ni el ex Administrador General de Aduanas, José Guzmán Montalvo.

Entre los casos de corrupción aduanal, destaca el de Jorge Jesús Vargas Coello, hasta hace poco administrador de la Aduana de Tijuana, Baja California, una de las de mayor tránsito del país, y quien incurrió en contrabando y omisión sobre mercancías que entraban por la aduana a su cargo.

En 2005, la SFP integró cuatro expedientes en su contra (RES-004/2005, RES-005/2005, RESP010/2005, RES011/2005) por “omitir dictar la resolución” sobre mercancía de contrabando incautada. La SFP determinó sanciones económicas por 100 mil pesos y cuatro inhabilitaciones como funcionario público, pero se han abstenido de presentar denuncia penal en su contra.

Al mismo tiempo, Vargas Coello operaba el Fideicomiso para el Desarrollo del Norte del Estado de Nuevo León, creado y presidido por el gobernador Natividad González Parás.

Vargas Coello ocupa hoy el cargo de director Administrativo y de Operaciones del fideicomiso, responsable de operar el intercambio comercial de Nuevo León en el extranjero a través del Puerto Fronterizo Colombia, que en los últimos años se ha convertido en otra de las principales puertas de entrada del contrabando.

Bajo el mando de Guzmán Montalvo, en la aduana de Colombia, Nuevo León, pasó Roberto Ríos Mayans, ligado al contrabando de electrodomésticos y quien está acusado de encubrimiento en ilícitos de introducción de mercancía ilegal cometidos por Eduardo López Rodríguez y Gustavo Medellín.

Guzmán Montalvo colocó en la aduana de Colombia a su sobrino Roberto Montalvo Riancho, quien llegó a Nuevo León tras una escandalosa historia en la aduana marítima de Progreso, Yucatán, la más importante desde la administración presidencial de Ernesto Zedillo.

Montalvo Riancho fue vinculado con la entrada ilegal de contenedores de aparatos electrónicos y telas de contrabando, pero elementos de la UAIFA (Unidad de Apoyo a la Inspección Fiscal Aduanera, antes policía fiscal) detuvieron los contenedores y la casa de Montalvo Riancho fue baleada. Días más tarde, la Administración General de Aduanas determinó protegerlo y “rotarlo” junto con sus subordinados Armando Bolio Barrera y Rafael Borges Solís a la Aduana de Colombia.

En la SFP el expediente RES-318/2002 atribuye a Montalvo Riancho faltas a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, porque cuando dejó la Aduana de Ciudad del Carmen, Campeche, para tomar posesión de la Aduana de Progreso, no certificó ante los órganos internos de control la entrega de documentación ni las actas de entrega recepción de las mercancías.

Otro funcionario con irregularidades ante la SFP es Juan Jesús Algravez Uranga, quien actualmente labora en la Aduana San Luis Río Colorado, Sonora. Su historial, según la SFP, indica que permitió que su subordinado Arturo Santiago Beltrán manejara fondos federales sin tener atribuciones para ello (RES-087/2003) sobre montos aún no cuantificados.

Conflicto de intereses

Otra línea de investigación que deberá presentar la Secretaría de la Función Pública, fue el nombramiento de manera irregular y violatoria a la Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, que realizó Francisco Gil Díaz al nombrar a Fernando Ramos Casas al frente de la Administración Central de Regulación del Despacho Aduanero de la Administración General de Aduanas, a pesar de que Ramos manejaba al mismo tiempo su agencia aduanal privada.

Desde los primeros meses se detectó el conflicto de intereses, ya que además se comprobó que en el desempeño de su cargo “no se abstuvo de conocer de asuntos en los que tenía interés personal”.

Sin embargo, con el respaldo de Gil Díaz, durante varios años fijó la regulación en el despacho aduanero de la SHCP y al mismo tiempo operó la agencia aduanal Borderless Consulting Group S.A. de C.V., empresa con oficinas en el Distrito Federal y en Lázaro Cárdenas, Michoacán, y pese a que fue inhabilitado por dos años, preside actualmente la Confederación de Asociaciones de Agentes Aduanales de la República Mexicana (CAAAREM).(FRANCISCO MEDINA)

(ArmentTN).
linocalderon2000@gmail.com

0 comentarios:

Popular posts